miércoles, 16 de enero de 2013

NACHO WISKY, PADRINO MIO Y DE BUENOS AIRES

"y si algún día me cansa la tarde,me vuelvo en el aire paloma, no más, para que un tiro me acierte en los sueños y caiga en los brazos que me duelen más, para contarte de todo el camino, de toda la ausencia que hubo que cruzar, hasta volver al muchacho de entonces que se hizo paloma para retornar.." Nacho Wisky
Acompañado por sus letras,sus poemas,su voz,su imagen,su abrazo,trato de amortiguar el dolor, escribiendo, en caliente,que tal vez sea la mejor manera de revivirlo. Soy su ahijado(entre muchos otros ahijados que lo adoran y seguramente lo lloran a mares)y arranco desde el principio, desde aquel 8 de Octubre del 76, en el hospital de la Universidad de Stanford,donde mi madre me dio a luz. Ella lo recuerda así: - fue a buscarme al Hospital con una inmensa limousine azul metalizado con alfombras de colores brillantes y una canasta llena de moños celestes y productos para bebes "Así entrará mi hijado al mundo" decía ... y tocaba en su guitarra (con ritmo de milonga surera) "Miguel Martinez "Astarzarasa" (inventado) a vos te andaba buscando, hermano". Así me dieron a luz en este mundo, en tiempos de exilio. Así fue Nacho también en la Argentina años después, en nuestro Buenos Aires, quién me enseñó a apropiarme de la ciudad y de la patria, a desexiliarme, a ponerme el pecho, a endurecerme(como diría el Che) “sin perder la ternura jamás”. Con Nacho se muere la ternura de esta ciudad, lo poco que le queda de ternura a este suelo asfaltado. Nacho murió atropellado por un colectivo en Constitución. Muchos deben suponer que iba muy borracho,y que por eso se distrajo. Tal vez sea así (Nacho vivía en estado de ebriedad,sólo así podía sujetar sus sueños y repartirlos generosamente a todos sus amigos. Siempre admiré su lucidez,algo inexplicable para quienes no lo conocieron) pero yo estuve anoche en ese mismo lugar, en esa nefasta estación Blade Runner de Constitución. Me tocó ir por esas calles, que supuestamente están reparando, y no tienen semáforos, la gente tiene que cruzar corriendo, mirando para todos lados; los ancianos tienen que esperar horas hasta que un gentil chofer frene y les ceda el paso. También estuve en el Bar Carlitos, donde siempre se refuigiaba(hay un mural en la pared, una milonga con muchas parejas bailando,y arriba en el cielo, está Nacho con una camisa a rayas, su guitarra y dos alitas de ángel). No sé bien que fui a buscar. Necesitaba ir, salí corriendo para allá, sólo por quitarme el peso de esta orfandad que siento, por quedarme sin él, y sin mi viejo, quien falleció hace un mes atrás. Cuando llegué álguien me contó algunos detalles del accidente...no lo quiero reproducir. Este accidente ocurrió hace ya dos días, sus restos todavía se encuentran en la morgue,no lo podemos velar porque no contamos con la autorización legal. Estamos todos atentos, para despedirlo con todos los honores como se merece. Nacho, un dinosario de la música popular, uno de los últimos, corría de tren en tren, y de bondi en bondi, buscando un lugar donde apolillar. Los amigos más íntimos lo amaban, y por eso nunca le faltó colchón y comida. Era muy generoso él también, se jugaba por sus pares, cada vez que la suerte le arrimaba unos mangos en las puertas de SADAIC, los billetes le duraban muy poco…horas. Me arrepiento profundamente de no haberme tomado el trabajo de entrevistarlo y recuperar toda sus historia, sus viajes, sus amores, sus amistades, su carrera profesional. Gracias a él conocí personalmente a Juan de Dios Filiberto, a Cadícamo, y muchos otros artistas. Era muy amigo de todos ellos, e incluso del polaco Goyeneche, a quien a compañó en sus últimos momentos. Le hartaba la frivolidad, el cholulismo,el oportunismo,echaba a puteadas a los arrimados, a los avivados...los olía. Escribía canciones para la gente que más quería, sólo para sus afectos(entre ellos Mónica Abraham, Nico Favio, el tano Iorio, etc)nunca transaba, nunca lucraba con eso(todos saben que podría haber ganado mucha guita con sus letras, y sin embargo...). En Estados Unidos, tuvo varios rebusques, y en el camino entrevistó dos veces a John Lennon, e hizo buenas migas con Bukowski. Si le preguntabas por aquellos tiempos, se enojaba, te pedía que no seas cholulo. Le chupaba un huevo lo que se discutiera en los círculos literarios, nunca se arrodillaba frente a ningún magnate de la cultura. Ni siquiera arrimaba la oreja. Un día fue a verlo un representante de los Fabulosos Cadillac, y lo mandó al carajo. - Querían que les escriba algo…,dijo, levantando los hombros,y frunciendo la nariz(un gesto típico de él) Hablaba el inglés como los mismos yanquis,y nunca usaba agenda, porque recordaba de memoria todos los números de teléfono de todo el mundo. Pero esas son sólo habilidades…lo más hermoso,lo más luminoso, fueron sus poemas improvisados en el momento(gran payador también) y su conversa. Sus ojos(digno del poema de Girondo, por eso de "salvarnos a nado de nuestro propio llanto") y nada más. Desearía, por medio de este blogcito,que se sumen a este trágico y sentido adiós, aquellos poetas,periodistas, músicos,militantes, que por una razón u otra lo desconocieron, ó lo ignoraron. ( quién seré yo para demandar tanto, no?) Es doloroso, muy doloroso que haya sucedido esto, y peor aún si lo seguimos ignorando. Porque tipos como Nacho, en esta ciudad, y en todo el país, hay muchos, muchísimos. Enormes poetas, sin casa, sin plata, sin ojos, sin piernas, sin facebook…como diría Nacho “Sin eso, que tienen los que no tienen el amor”. Que no están para dar lástima, sino para brindar el amor, y la sangre que esta ciudad tanto necesita. GRACIAS NACHO DE MI ALMA,MI AGRADECIMIENTO NO CABE EN ESTE MUNDO.

5 comentarios:

  1. Lo conocì en el Bar Carlitos, un dia de Mayo del 98, me lo presentò mi amiga la Turca, el estaba parando en la casa de Quique Lanoo,me llamò Camila, por Camilo Cienfuegos, me impactaron sus manos, tan bellas, sus ojos tan turquezas, su desfachatez y su desinterès por las cosas materiales, me hizo los huevos fritos màs ricos que comì en mi vida, y los tallarines a la bòngole que nunca màs volvì a probar, hace muchos años dejè de verlo, pero està guardado en mi para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto dolor... anoche me enteré que Nacho murió, y hoy me están cayendo todas las fichas y todos los recuerdos. Hacía dieciséis años que no lo veía... pero nunca conocí a nadie mas sabio, ni con tanta ternura... Era un Poeta Enorme, y tenía además, una esencialidad, que lo hacía poeta veinticuatro horas al día... Fue ese primo loco de mi madre que se había ido a tocar la guitarra por el mundo, y que a veces se aparecía en casa cuando era niño y me guiñaba un ojo cómplice. Luego fue el héroe de mi juventud, uno podía quedarse toda una madrugada en la mesa de un bar, escuchando sus historias de incansable aventurero, con ganas de grabar cada palabra que decía, cada gesto, cada risa. Mezcla de filosofo atorrante y príncipe andariego... Siempre me cuidó, y nunca me dejó seguir su ejemplo (a pesar de mis esfuerzos). Era Nacho, Nacho Wisky, el más grande... Imposible no quererlo! Adiós Nachito, dónde quiera que estés, gracias por haber estado entre nosotros.

    ResponderEliminar
  3. alguien tiene la letra del tema "los heroes del amor" de nacho? se lo agradeceria mucho!

    ResponderEliminar
  4. Q triateza.
    Me entere anoche viendo a Nito Babio en una peña.
    Lo conozco de Lomas de Zamora. Compartimos muchas cosas.
    Hacia mucho q no lo veia.
    Imposible olvidarlo!!
    Quien tenga informacion sobre lo q le paso le dejo mi celu 15 5106-4740 Roberto

    ResponderEliminar
  5. Nacho era amigo de mi hermano, en Lomas de Zamora, yo lo veía en los boliches, siendo un pibe de 14 años, él ya era un hombre, a los adolescentes nos daba un respeto temeroso, lo veíamos como un ídolo, una especie de James Dean de la noche de Buenos Aires, cantaba como los dioses sus propios poemas, y ahora conocí a grandes amigos de él, como Jorge Giuliano, Marga Ferreyra, Mariano Pini, y tantos más que lo adoraban y lo bancaban. Tengo su libro y su poesía está viva, tiene una potencia única, es poesía sin concesiones. Por otra parte, los miles de anécdotas estraordinarias que ha generado la vida de Nacho, dan para un libro como mínimo. Llego algo tarde a este blog, un abrazo al autor, ante esta pérdida tan cara.
    Luis Schinca

    ResponderEliminar